César Sánchez, el estafador que se hace pasar por gurú de las ventas online y las redes sociales

Durante la pandemia han aumentado los ciberdelitos o estafas a través de internet. En el departamento de ciber inteligencia de la policía nacional, están en curso varias investigaciones relacionadas con denuncias por una modalidad de robo que ejecutan personas inescrupulosas quienes cobran grandes sumas de dinero para desarrollar páginas web de nuevos emprendedores y comerciantes que están en búsqueda de crecimiento para su negocio.

Según las investigaciones, estos ciudadanos-que se hacen pasar por expertos digitales-terminan quedándose con las páginas de ventas exitosas que en realidad fueron diseñadas y pagadas por terceros, porque a pesar de haber recibido millonarios recursos terminan siendo los únicos que tienen acceso a las cuentas y a sus correspondientes seguidores.

La Policía ya trabaja en el perfil de una persona que cuenta con varias denuncias en su contra por este delito, y que ha ido creando un emporio de ventas digitales con las ideas y el dinero de terceros. Se trata de Cesar Sánchez, un personaje que se presenta como estratega digital, conferencista, profesor universitario y dueño de varias compañías, entre ellas www.cesarsanchez.com.co OK ONE GROUP S.A.S y SANZ GROUP S.A.S, y de sitios de ventas como www.supershopcolombia.com , www.perfumes.com.co  y www.living36.co  Twitter @cesarRPS e Instagram @Cesar.digital.

El modus operandi de Sánchez según dos de sus víctimas que pidieron la reserva de sus nombres, consiste en convencer a sus potenciales clientes con novedosas presentaciones, un lenguaje lleno de palabras en inglés, y mostrando supuestos casos de éxito, de esta forma convence a empresarios y emprendedores de que es la persona indicada para llevar a la web las ventas de sus empresas. Sus promesas incluyen no solo el sitio y las redes sociales, sino la administración de todo el negocio; desde la publicidad hasta la logística en la entrega del producto.

Una vez cerrado el pacto y hecho el primer pago, Sánchez inicia con el desarrollo de sus siempre sobrevaloradas páginas web, pues según la misma Policía, cobra por cada una entre seis y nueve veces su valor comercial. Los problemas, según denuncian varias personas que lo han contratado, empiezan cuando, después del cliente haber pagado la totalidad del proyecto, el supuesto experto en ‘E-Commerce’ que ya ha asumido la administración y logística de las ventas a cambio de unos porcentajes de ganancia, deja de cumplir en las entregas de los productos.

Según los dos empresarios a los que tuvimos acceso, César Sánchez, les cobró el pago inicial, después el pago final, un dinero extra para marketing digital que incluía el compromiso de aumento de seguidores en las redes sociales y demás, pero al final solo vieron el sitio web. Un par de semanas después empezaron las quejas de los clientes porque no les llegaban sus productos, las redes estancadas, cero aumento de seguidores y las ventas para atrás. Era tal la afectación de la imagen de una de las marcas, que empezó a perder decenas de clientes también en sus tiendas físicas.

Tras numerosas quejas, reuniones y promesas incumplidas por parte de la agencia digital, los directivos de ambas empresas, la que apenas arrancaba y la otra que con más de 20 años en el mercado buscaba abrirse puertas en las ventas online, decidieron dar un paso al costado, pedir los accesos de estas y buscar nuevas personas que continuaran con el trabajo, ya a Sánchez se le había pagado por todos sus servicios; de eso dan fe las facturas y la misma Policía.

La respuesta de Sánchez según sus clientes, la Policía y los audios que esta tiene en su poder, fue que él solo entregaría esos accesos si se hacían pagos adicionales, , a la vez que las ventas quedaban suspendidas. Desesperados, y así consideraran la situación una extorsión, los dos empresarios decidieron acceder a hacer los pagos, pues cada día que pasaba representaba millonarias pérdidas para ellos. El problema es que ahora quien los tenía acorralados no solo les exigía dinero sino también pagarés, bienes en garantía e intervención de abogados, revisiones de contadores y demás. Según ellos, su idea era dilatar el tema para al final quedarse con las páginas y los productos que ya tenía en su poder.

Investigando encontramos que las empresas de César Sánchez son casi que solo de papel. Las oficinas de las que habla y sus respectivas bodegas en realidad no existen. Almacena los productos en la casa de sus padres y sus empleados trabajan a distancia. Por su parte, los dos empresarios que contaron su historia que ya han llevado las denuncias formales a la Fiscalía, terminaron por desistir de la idea de recuperar las páginas por las que habían pagado y arrancar ambas de cero, una con nombre nuevo y la otra con el nombre de su compañía, pero con otro dominio. Así mismo la Policía recomienda que este tipo de negocios se hagan siempre con las reglas absolutamente claras, ambas partes con abogados y compromisos dejados por escrito, la ley en Colombia aun tiene muchos vacíos para este tipo de negocios y algunos delincuentes se apoderan de estos para sacar ganancia.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *